Inicio Noticias Fabián Ríos confiesa entre lágrimas 😢 la verdad sobre su duro pasado

Fabián Ríos confiesa entre lágrimas 😢 la verdad sobre su duro pasado

COMPARTIR

El éxito le sonríe actualmente a Fabián Ríos tanto en el terreno personal como en el profesional con su protagónico en la exitosa telenovela Sin senos sí hay paraíso (Telemundo).

Esta nota llega gracias a Moisés González de peopleenespanol.com.

Pero lamentablemente no siempre fue así. Con la voz entrecortada y al borde de las lágrimas, el actor colombiano reveló este domingo en su entrevista más sincera para el programa de televisión Don Francisco te invita (Telemundo) el duro pasado que carga sobre sus hombros a raíz del abandono de su padre.

“Es muy duro para un hijo escuchar que tuvo un padre que se aprovechó de su madre, que la dañó y yo crecí con ganas de acabar con él, quería fortalecerme para algún día encontrármelo y romperle la cara.

Gracias a Dios no lo hice porque desapació en su ley. Y hoy día tengo una heroína que se llama Esperanza Ríos [su madre] y tiene un hijo que todos los días se esfuerza por demostrarle que fue bueno no haberme abortado”, confesó emocionado el intérprete de 38 años.

“Yo soy de esos hombres que puede decir que no se quiere parecer a su padre. Entonces me he esforzado toda la vida para demostrarle a mi hija que se puede ser un buen padre así hayas tenido el peor”, se sinceró el galán de la exitosa telenovela de Telemundo.

Desafortunadamente, la relación con su padrastro tampoco fue buena por lo que el actor decidió en su momento poner tierra de por medio y le pidió a su madre que lo enviara a un internado. En ese entonces Ríos no se podía ni imaginar el infierno que le tocaría vivir a raíz de esta decisión.

“Allá conocí la droga, conocí el bullying, conocí las pandillas, conocí la desprotección humana y conocía todo lo peor”, reconoció Fabián.

“Les voy a poner un ejemplo: hubo una pandilla que a mí me obligó a consumir cocaína si yo no pertenecía a esa pandilla y como no quise pertenecer me tocó irme a golpes con esta pandilla y el que nos cuidaba en el internado nos prestaba guantes para que no nos hiriéramos la cara pero teníamos que darnos golpes hasta que uno de los dos no quisiera pelear más.

Pero pudo alguien haber perdido la vida porque obviamente bajo esas circunstancias y esa adrenalina uno lo que quiere es acabar al otro y eso lo viví en un internado donde todo el mundo cree que todo es sano”.

Afortunadamente, Ríos pudo reconducir su camino y hoy es un excelente padre de familia.

“Hoy pude haber sido un narcotraficante, que obviamente son la peste del mundo, pude haber sido lo peor de un ser humano pero de alguna manera decidí el camino grueso, el camino difícil sin un ejemplo, sin un padre que estuviera al lado mío guiándome pero de alguna manera me dejé guiar por Dios y hoy en día puedo decir que mi hija tiene un buen padre”, concluyó.

COMPARTIR